FALTA DE JUSTICIA

MARí–A MANUELA ANDREU LLORENS · Valencia 

La orden de detención ya había sido cursada contra el empresario del ladrillo que había hecho caso omiso a la cédula de citación. Su gran pasión era el dinero fácil y por ende la corrupción. Los villanos con gran sentido del humor habían intentado comprar al juez, y llenos de arrogancia provocaron su traslado. ¡ste los miraba y los odiaba por lo que representaban. La encerrona fue planeada sin motivo y de forma perversa. El juez juró venganza. Su abogado le manifestó -estamos navegando en aguas sucias- contestando el juez -sé que estoy sólo en el proceso-. El nuevo juez denegó pruebas y acordó el sobreseimiento. El letrado le manifestó al nuevo juez -mi más cordial enhorabuena-. El juez, que se vio obligado a trasladarse, solicitó ayuda a un psiquiatra que le aplicó el inventario de depresión de Beck.

 

 

Queremos saber tu opinión