CALLE 73

MIGUEL ÁNGEL GARCÍA RODRÍGUEZ · Valladolid 

Llegaba tarde a su primer día en el bufete, y un chiquillo entorpecía su paso en la 73 intentando sacar una propina por limpiar su parabrisas. Él era de la opinión de que esa gente nacía pobre y moría delincuente; chusma a la que era menester erradicar de la sociedad y así ahorrar gasto al sistema penitenciario. Tras una gran pitada aceleró su coche, estando a punto de atropellar al muchacho. Años después, con una exitosa carrera en la abogacía a sus espaldas, debía comparecer en un juicio como acusado de un terrible crimen conyugal, y en el que el fiscal logró que se admitiera fijarle una fianza ejemplar. Ya en prisión, mientras leía el periódico, observó un reportaje sobre el mismo fiscal que le había metido en la cárcel. En él se describía la historia de superación de un hombre que, de niño, limpiaba parabrisas en la calle 73.

 

 

Queremos saber tu opinión