Poderoso caballero

Manuel Rodríguez Prendes · Vigo 

Días después de la mudanza de despacho, descubrí por azar los papeles del contencioso más absurdo que me encontré a lo largo de mi dilatada carrera profesional. Un conocido banquero cuyo nombre omitiré, denunció a D. Julio Ortega Santos, contratado para amenizar la fiesta de cumpleaños de su hijo Emilio de seis años de edad, por violar el código de honor de los payasos. Enfundado en un traje de color amarillo limón no había sido capaz de arrancar ni una mísera sonrisa a ninguno de los niños allí presentes durante más de dos horas de actuación. Este hecho produjo un trauma infantil en los niños que pudo ser finalmente mitigado con la suma de 15.000 euros abonados meses después por aquel incompetente profesional.

 

 

Queremos saber tu opinión