Ilustración: Juan Hervás


Menage a trois

Rafael García Martín · Algorta (Vizcaya) 

Aunque las pruebas eran abrumadoras en contra del marido, nadie pudo acreditar que fueran suyos los incoherentes zapatos de payaso que aparecieron, rotundos, sobre el lecho. Para la policía, no obstante, el mayor misterio seguía siendo la rodaja de limón que destacaba en los labios entreabiertos del cadáver desnudo de Paola Stenberg. El abogado nunca soñó con que absolvieran a su cliente en semejante contencioso. De hecho nunca supo a ciencia cierta cómo lo había conseguido. A sus espaldas, el juez supo encontrar un resquicio en el código penal con que comprar el silencio del acusado. Esa misma noche, mientras esperaba a los de la mudanza, quemó la peluca y el resto del disfraz, pero sin saber porqué, guardó la roja nariz en la maleta.

 

 

Queremos saber tu opinión