Carpe Diem

María Teresa Castro Alonso · Picaña (Valencia) 

Nunca pensé que la vida podría pasar tan deprisa, pero ha llegado la hora de retirarme. Estoy cansado y no quiero convertirme en un payaso del estrado. Los de la mudanza no tardarán en venir al despacho. Me llevo conmigo los Códigos y mis mejores Sentencias porque son huella de mi dicha, de esos conocimientos y satisfacciones que ya nadie nunca podrá arrebatarme. Pero me dejo todos esos Contenciosos que me apuñalaron el orgullo con la daga de la desestimación. Nadie más que un Abogado comprende la amargura que supone la pérdida de su caso. El destierro de tus argumentos te escuece en el alma como el limón cuando salpica en las heridas. Ahora, que me alejo inexorablemente de este mundo, y que me doy cuenta de que la batalla ha terminado, incomprensiblemente lamento saber, que jamás volveré a luchar contra el insomnio de la incertidumbre.

 

 

Queremos saber tu opinión