Busca y captura

Cristina González Cansino · Benalmádena Costa (Málaga) 

Hoy no había juicios, el Juzgado de lo Contencioso Administrativo estaba de mudanza. En la radio la canción “Maruja Limón” cantada a dúo con un funcionario, que miraba nostálgicamente la foto de un payaso, eran otros tiempos. Yo, escondida en el armario de procedimientos de 1.999 con un código incrustado en los lomos. Intentaba encontrar mi demanda, en la que reclamaba treinta mil pesetas. Necesitaba que la proveyeran, ya era hora. Pensaba ponerla en la mesa del juez, para ir adelantando. De repente, noto un balanceo, no me queda aire, no importa ya tengo la carpeta a eso he venido. Las piernas dormidas pero yo firme, esperando un despiste para salir. Por fin no oigo nada. No se cuanto tiempo llevo dentro. Abro la puerta, es la sala del jurado en pleno juicio. Lo único que alcanzo a decir, antes de caer de bruces es, Con la venia Señoría.

 

 

Queremos saber tu opinión