Vocación

Maria Arrondo Murillo · Mutilva (Navarra) 

Salió del hotel con su padre y al llegar al salón de actos se despidió de él con dos besos, para esperar pacientemente. Cuando llegó su turno abrió el sobre y de inmediato esbozó una ligera sonrisa. Le había tocado el papel más difícil: la defensa. No tendría otra opción que sostener que la confesión era nula por amenazas y coerciones. Su intervención fue brillante. La oratoria era para él algo innato. Se expresaba de una forma impropia de un joven de catorce años. Su discurso fue firme y convincente, sin fisuras. Al terminar la comparecencia la reacción del público fue instantánea y los aplausos se prolongaron durante varios minutos. Había ganado. Pero su verdadero premio era que ya no albergaba ninguna duda, ya sabía lo que quería ser de mayor.

 

 

Queremos saber tu opinión