EL ENCARGO

ÁNGEL JUÁREZ ABEJARO · Madrid 

Quince años de ejercicio profesional. Como abogado, se había ganado un merecido prestigio y tenía fama entre sus compañeros de ser un profesional serio y honesto. Por eso, o tal vez por vanidad, su primera reacción cuando fue citado por el TRASH Bank en el mejor hotel de la ciudad fue de lógica satisfacción. Debía transformar la compraventa de una VPP entre dos particulares, con un precio de venta autorizado por la Comunidad Autónoma de 49.000 euros, en una hipoteca por valor de 170.000. Sin coerción alguna por parte del Banco, aceptó sin pestañear el encargo y un sobre con un buen fajo de billetes como provisión. Ahora el Banco ha ejecutado la hipoteca, dejando en la calle a una pareja de jóvenes con una deuda de 274.000 euros. Frente al desconocido del otro lado del espejo, se preguntó: ¿Ante quién tengo que comparecer para ser condenado por semejante indignidad?…

 

 

 

Queremos saber tu opinión