Imagen de perfilReconciliación

Mª Isabel Huerta Tórtola · Valencia 

Había pasado la noche entre el sueño y la vigilia. Los rumores, finalmente, se habían confirmado el día anterior: el gobierno había autorizado la creación de una nueva industria minera en las inmediaciones.
Nada nuevo en la retórica. Había que invertir en la zona…, con el aumento de la producción mineral, ganamos todos… Un dejá vu, adaptación de un escenario antiguo y familiar.
En su juventud había construido una pequeña urbanización en una cañada, ignorando el curso natural del agua de lluvia y del deshielo. Razones: estar a la altura del ambicioso padre, y arrogancia juvenil. Resultado: inundaciones ocasionales.
Dada su edad, bien podría ser el último acto de contrición, de reconciliación consigo mismo por el daño antiguo. Llamó a su abogado. «No podemos parar el progreso pero podemos minimizar los daños; prepara el caso, las alegaciones». Colgó. Por su leve sonrisa se adivinaba que era algo más feliz.

 

 

Queremos saber tu opinión