Imagen de perfilNoticias de las 3

Manuel Cara Navarro 

La verdad es que atravesar esa pradera de micrófonos y cámaras a las puertas del Palacio de Justicia nunca fue mi fuerte. Pero por desgracia prácticamente todo lo que va a conocer la opinión pública de este caso dependerá de cómo pueda solventar este lance. Unas declaraciones de varios segundos en las que condensar, entre meneo y meneo de los periodistas, una estrategia de defensa de años. Sí, años. Otro procedimiento más que se eterniza. Esa es la verdadera pandemia que asola nuestros juzgados. Mientras tanto, el ciudadano que me vea en televisión pensará que con la prueba de ADN y un día de trabajo del CSI todo estaría más que solucionado. Ojalá esto fuera una serie americana en la que los buenos son buenos, los malos malos y el abogado al final acaba con la chica.

 

 

Queremos saber tu opinión