PSICOANALISIS

Ángel Tormes Alberdi · San Sebastián 

De pronto me encuentro caminando en un frondoso bosque sin saber a dónde ir, sin brújula, sin ayuda, solo. Llego a una cueva oscura presidida por un carámbano cuya frialdad lo hace tan magno como distante, omnipotente en su estatismo; a su derecha lo que me parece su vástago, por la familiaridad de su relación. El instinto me lleva a colocarme a la izquierda del primero y frente al segundo, esperando expectante una invitación para participar en el silente diálogo. Empiezo a temblar de frío, un vértigo irracional me invade porque alguien me mira desde un escalón inferior confiando en mí…No siga, me cortó el psicólogo, no es usted el primero en soñar algo parecido. Estrés jurídico “anteiudicium” lo llamo. Intente relajarse como pueda, y mucha suerte en su primer juicio.

 

 

 

Queremos saber tu opinión