Madera de Ley

Herminia Dionis Piquero · Arriola (¡µlava) 

Llegué al bosque gracias a la suerte y a Internet, la brújula del presente. Soy un urbanita empedernido y rara vez dejo de pisar cemento porque me dan vértigo los espacios sin puerta, aún así, encontré los árboles, cientos de ellos cuajados de flores y algún vástago.
Por cortesía me senté sobre la tierra todavía escarchada de la madrugada (sobra decir que quedé hecho un carámbano), y saqué la grabadora para recoger sus palabras.
Del más alto al más bajo todos coincidían en la queja: el uso excesivo de papel en el ámbito jurídico, con el coste sangrante que esto les supone.
Cuando acabaron de lamentarse me despedí del grupo, prometiéndoles la máxima celeridad en el inicio del proceso. La demanda la presentaría la misma mañana, eso sí, en papel de calidad de tacto grueso, pero pensé que éste no era un dato para comentar con mis clientes?

 

 

Queremos saber tu opinión