Imagen de perfilLAS CUENTAS DE CERVANTES

Déborah Albardonedo Martínez 

Ni relativo, ni correlativo. No me sea mentecato, Don Miguel. Entiéndalo, no hay otro camino. Un hombre solo nada puede contra ellos. Nada puede hacerse, ni protestar, ni llorar, ni litigar, ni tan siquiera rezar. No atienden a razones, labores, argumentario o sazones. Que estos no son ni gigantes, ni molinos. Escuche, y escuche bien Don Miguel de Cervantes Saavedra, con la Real Hacienda ni se juega, ni se espera, cuando quieren cobrar, cobran. Así que, pague, y con premura, porque sino la siguiente obra la escribe preso y engrilletado. Pague Don Miguel, hágame caso. Páguele sus deudas a la Real Hacienda.

 

 

Queremos saber tu opinión