Patadecabra

Rafael Pérez Jiménez · Cuenca 

Patadecabra era abogado, era abogado y también era mago, pero en lugar de un sombrero en la cabeza tenía un cubo y en lugar de conejos sacaba abogados de su interior. Recorría Europa, con su cubo en la cabeza. Cada actuación un abogado, los plantaba en el escenario, mientras ellos miraban confundidos a su alrededor, diciendo palabras inconexas: «Señalamiento, falacia, alzada, absolución, tergiversar, divorcio»; luego se ponía a discutir con ellos sobre el artículo 710 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. El público reía. A veces los dejaba vivir y formaban parte de su departamento jurídico; otras los tumbaba en la caja mágica y los cortaba por la mitad, no siempre los recomponía.

 

 

Queremos saber tu opinión