Juicio sumario paralelo

Juan Herranz Pérez · Egea de los Caballeros (Zaragoza) 

Avisé a mi cliente de que, con la orden de busca y captura establecida para toda Europa, no iba a encontrar un escondrijo donde ocultarse de la justicia, pero él se empeñó en fugarse. Había sido un mago de las finanzas, y con su magia negra se llevó por delante los ahorros de miles de personas. El mayor problema era que, entre sus clientes, contaba a la mafia rusa, que había confiado en él para blanquear su dinero. Si ellos le encontraban antes no habría margen de absolución. La noche antes del juicio recibí una llamada, una agradable voz femenina me aseguró que mi cliente acudiría al señalamiento del día siguiente. Respiré hondo, aliviado por que hubiera reconsiderado el asunto. Ante el estupor de todos, mi cliente apareció en la sala en compañía de un joven elegante, quien destapó un cubo transparente donde se pudo ver su cabeza.

 

 

Queremos saber tu opinión