Gracias Sam

Nuria Vilalta Renobales · Bilbao 

El señalamiento del juicio se hizo esperar pero llegó el día en que Europa se vio obligada a sentarse en el banquillo de los acusados. Joven y hermosa, mantuvo la confianza en sus abogados expertos en derecho romano y economía sajona. La fiscalía interpeló a los testigos y ¡µfrica rompió a llorar a mitad del testimonio. Asia declaró con crudeza pero con disidencias internas: Israel, pidió la absolución. Cuando LatinoAmérica subió al estrado las evidencias de saqueo hicieron que Europa se tambalease. La silenciosa Oceanía apretó fraternalmente el hombro de la imputada y Estados Unidos sacó un recurso de su chistera de mago. Con una mano sobre la declaración Universal de Derechos Humanos, convenció a las debilitada conciencia de occidente para que volviese al cubo de hiperrealidad en el que vive. Europa salió libre y el juez alegó que, en derecho, gana quién mejor interprete las leyes… y la verdad.

 

 

Queremos saber tu opinión