El mago

Rafael Antonio Jara Vicente · Las Palmas de Gran Canaria 

La vieja Europa, siempre ha sido cuna de poderosos magos y hechiceros. Yo soy el sucesor de uno de los mejores. Actualmente no puedes ir por ahí diciendo que eres un brujo sin que te tomen por loco, así que decidí hacerme abogado, a fin de cuentas ya estaba acostumbrado a consultar gruesos y polvorientos volúmenes y la toga se parece mucho a mi túnica arcana. Mientras estudio la providencia de mi último señalamiento, no puedo evitar mirar de reojo el paño púrpura que cubre el cubo de cristal de “Astharot, El Auríspice”. Al fin, sucumbo a la tentación, retiro el paño y echo un vistazo. No hay de que preocuparse, mi cliente obtendrá la absolución, el cubo vidente no miente jamás. Me sonrío mientras pienso que al fin y al cabo no está tan mal, ser un “mago-abogado” en estos tiempos.

 

 

Queremos saber tu opinión