Ayudante de mago

Patricia Valino 

Nos conocimos a traves de una red social gay. Se llamaba exactamente igual que yo. La coincidencia de un nombre y un apellido tan poco frecuentes me sedujo por completo y quise ver en ello un guiño del destino. Yo era abogado y mi mente la ocupaba por completo conseguir la absolucion de mis clientes y no olvidar el señalamiento de mis procesos. Me conto que era mago y que viajaba por toda Europa…nuestro primer encuentro sexual tuvo lugar en Paris. Pronto hubo otros: Budapest, Berlin, Barcelona. Cuando me desperte solo en aquella habitacion de Amsterdam y dos policias me esperaban con una orden de detencion que llevaba mi nombre y apellidos descubri el desconcierto de ser el ayudante del mago que aparece en el cubo de cristal cuando el ilusionista ha desaparecido.

 

 

Queremos saber tu opinión