Imagen de perfilEl día de la independencia

Ernesto Vicente Salcedo Aparicio 

Él entra en la sala sintiendo hambre, no solo de la primera victoria en un juicio que hace demasiado tiempo le es esquiva sino también de esa que está haciendo rugir a sus tripas debido a que no han recibido ningún suministro calórico decente desde hace días.
Sabe que, cuando abandonó el bufete familiar en pos de un crecimiento personal basado en las hipnóticas palabras del fraude piramidal orquestado por el gurú motivacional de YouTube que ahora se sienta en el banquillo, tiró al retrete cualquier recurso de apelación que pudiera plantear a su exjefe a jornada completa y progenitor a tiempo parcial. Pero no le importa, antes prefiere ser un indigente que volver al redil.
Dispuesto a proteger frente a viento y marea a los miles que han sido estafados se dirige orgulloso hacia su silla aguantando estoicamente la mirada cargada de soberbia del abogado defensor: su padre.

 

 + 30

 

Queremos saber tu opinión

14 comentarios