Imagen de perfilEl elemento

Miriam Guardiola Salmerón 

Fue un año bisiesto cuando mi padre me llevó a conocer al “ hombre de la administración”. Nunca supe su verdadero nombre porque en el pueblo todos lo llamaban así. Viejo y sabio, tenía un don especial para predecir el futuro de los jóvenes y no dudaba en ayudarlos, cual mecenas, si tenían talento. Años después, me contaría que si el menor era creativo lo mejor eran las artes. Decididos, negocios. Responsables y brillantes, científicos. Hay que buscar el elemento- decía- un punto entre dos coordenadas donde coincide lo que somos y lo que amamos. Se convirtió en mi fiador y mentor. Nunca supe qué vio en mí, pero mi padre dijo que valentía, perseverancia, inteligencia, desparpajo y fuerza. Cualidades que debe tener todo Letrado. Y ahora estoy mirando un marco cuadrado con mi nombre y el membrete de “ abogado”. Pienso en el viejo sabio. Sonrío.

 

 

Queremos saber tu opinión