Soledad en el Mediterráneo

Dolores Esparza · Majadahonda Madrid 

Apenas aterricé frente al Mediterráneo, sentí la soledad con la que iba a ser acompañada durante mis vacaciones. Por fin, había cerrado mi relación con el zoquete de mi compañero que, a modo de piraña, pretendió arrebatarme lo poco que había ido ahorrando durante los últimos años. Es cierto que yo formo parte del sistema, ese que nos invita a ser convencionales, a tener pareja fija con la qué salir y acudir a las fiestas y eventos de sociedad, de ahí mi empeño en mantener la relación con Carlos; pero claro, ya era harto complicado poder resolver todo el bloque de problemas que me ha ido creando durante nuestra relación, y por ello adiós. La soledad a veces es la mejor compañera frente al Mediterráneo.

 

 

Queremos saber tu opinión