La espía espiada

Victoria Romero Herrera · Madrid 

‘- Señora Letrado, mi marido me engaña. – Lo siento pero no se gaste Usted el dinero en detectives, no necesita probar la causa para tener la sentencia. – Estoy desesperada, podría ser esto un mal trato psicológico. – No sé, cuénteme. – Mi marido lle

 

 

Queremos saber tu opinión