American style

Pilar González Cuevas · Córdoba 

El espía pagado por el abogado más popular de la comarca hacía guardia pacientemente sentado en su coche. El asiento del copiloto la prueba evidente de horas de guardia y de carencia de medios: bolsas arrugadas y grasientas de patatas fritas, para cubrir las necesidades de sal; crujientes restos de azúcar de gominolas para evitar caídas de tensión; vasos de plástico arrugados?Maldita Sentencia que obliga a vigilar si la tía pija de la foto está siendo mantenida por un maromo. Pero ella salía rauda como un cohete en su BMW plateado y se perdía en la ciudad sin dejar rastro. Meses sin cobrar un seguimiento. Aquél día tuvo suerte. Un tipo con aire de broker de teletienda llamó al timbre y ella le abrió. Se echó a la cara su Nikon como una ametralladora?Jodido Letrado?A ver como se lo explicas a tu cliente. Esta vez cobro seguro.

 

 

Queremos saber tu opinión