Imagen de perfilUn Fenómeno Paranormal

Jose María Bello Rivas · A Coruña 

Aquel asilo situado en lo alto de la colina daba cobijo a profesionales del derecho, había pocos abogados, muchos jueces, y un solo fiscal, de cuyo asesinato debía realizar un breve informe. Nada más atravesar la verja que rodeaba la vieja mansión un escalofrío recorrió mi cuerpo, una gota que bajaba por el canalón del vetusto tejado congelado recorrió en décimas de segundos mi columna vertebral al deslizarse por mi cuello. Pero esa no sería la única sensación desagradable, nada más atravesar el umbral de la vieja casona, me encontré con un hombrecillo que vestía una toga con los ribetes que a menudo suelen llevar los fiscales, que se dirigía a una sala contigua, en cuya puerta había un calendario con programación de vistas judiciales. Acaso era testigo de un fenómeno paranormal, o me estaba adentrando , en la vida judicial??

 

 

Queremos saber tu opinión