Un político cualquiera

Francisco Manuel Reyes Lora · Mairena de Aljarafe (Sevilla) 

De todo el amplio espectro de delitos que, con el tiempo había cometido, sin duda alguna la malversación era mi favorito. Lo paradójico era que cuando empecé en la política yo era un ciudadano totalmente honrado, me horrorizaba que me pusieran una multa de aparcamiento, reciclaba los residuos. Sin embargo, el fango de la política local te acaba salpicando, una vez que miras para otro lado, que coges el maletín por debajo del mantel ya no hay marcha atrás. Pero todo eso era calderilla, sólo cuando llegué a la política nacional experimenté el morbo que da emplear grandes capitales de dinero del contribuyente a mi antojo, y que, además te paguen por ello un generoso sueldo. Fue una pena que aquel maldito juez se fijara en mi caso, sin embargo, llegó demasiado tarde, mi barco pronto alcanzaría aguas internacionales y quedaría fuera de su jurisdicción, el Caribe me esperaba?

 

 

Queremos saber tu opinión