Sin entidad

Eduardo Pablo Chirico · Buenos Aires (Argentina) 

No se trata de establecer una jurisdicción a la que puedan someterme. Yo estoy aquí y allá esquivando las multas, a salvo de la malversación de identidades, a total resguardo de los embates de abogados y magistrados. Lejos de los encargos a los asesinos y de los caprichos de algunas mujeres mezquinas. Escondido a la luz del día, justo en el centro de todas las ciudades que alguna vez amé. Como siempre quise, estoy viviendo varias vidas a la vez; poeta, músico, ladrón, jurado, pordiosero, presidente, galán, estafador… Puedo hacer cualquier cosa que mi propio morbo me dicte, sucumbiendo a sus encantos sin pudor alguno. Y ahí voy, con todo el poder que me confiere esta carencia de entidad. Desde aquella inmerecida puñalada a traición me transformé en un espectro… pero no me acostumbro todavía a no estar vivo.

 

 

Queremos saber tu opinión