Incompetencia

Edgard Cristian Pallauta Quinzacara · Copiapó (Chile) 

Intranquilo, al punto de enloquecer, y augurando su fatal destino, escuchó la sentencia. Y aun cuando su defensor le adelantaba, a lo más, una multa por sus torpezas tributarias, él sabía que tamaña malversación no quedaría sin castigo… La caída de un hombre intachable y el insoportable tormento de los días posteriores fueron demasiado, por lo que poner fin a su vida pareció la mejor y la peor solución. Esa misma noche, el juez despertó sobresaltado. A los pies su cama, el espectro del eterno condenado se presentaba, extendiéndole su mano ensangrentada. Y aquél, venciendo el espanto y el insano morbo que lo tentaba a acudir a su llamado, se cubrió la mitad de la cara con la sábana y sólo atinó a responder: “Lo siento, eso va más allá de mi jurisdicción.”

 

 

Queremos saber tu opinión