Tópico

Blanca Manzanares Martín · Córdoba 

Estaba sentado junto a la chimenea. Fijó sus ojos en las llamas y comenzó a recordar. Recordó su niñez, aquellos días de verano en el pueblo junto a personajes tan peculiares como sabios: Saturnino y su inseparable botijo y «El extranjero» aquel hombre serio cuya nacionalidad nadie conocía.Luego venía el invierno, el colegio y las clases interminables de didáctica y matemáticas, la ciudad y las personas sin tiempo. Decidió ser abogado, que ello sería algo más que una profesión, que el ser abogado servía para algo más que para llevar una toga. Retiró la mirada del fuego y sonrió.

 

 

Queremos saber tu opinión