Puntos de Vista

María del Carmen Herrero Riquelme · Sevilla 

María se impresionó al ver a Isabel con la toga. Ambas habían estudiado juntas en la Facultad de Derecho. Ahora María era ama de casa, madre de cuatro niños, y su amiga, ejercía en un prestigioso despacho. Isabel estaba preciosa y elegante. Le habló de éxitos profesionales, su novio de nacionalidad canadiense y su último crucero. María sentía su autoestima por los suelos, gorda como un botijo y con una vida más aburrida que un manual de Didáctica del Alemán. ¿En qué se había equivocado? ¿Por qué había limitado su vida a su marido y sus hijos hiperactivos? Se despidieron, y mientras María corría a la guardería “La Chimenea”, Isabel la miró tiernamente. La imaginó con una familia maravillosa y en un cálido hogar. Se sintió sola, frustrada e insatisfecha. ¿En qué había equivocado? ¿Por qué había dedicado su vida al Derecho Penal?

 

 

Queremos saber tu opinión