De corbata

¡µngel González Puga · Miguelturra (Ciudad Real) 

El cuadro colgaba amenazante sobre la chimenea. Delante de esta, un sillón cardenalicio forrado de cuero verde con una toga deslucida durmiendo entre sus brazos. Una mesa maciza de roble repleta de papeles y libros desordenados ante mí, sentado en una silla viuda frente a aquel rancio escritorio. Esperé. ¿Quién sería aquel hombre en cueros, con una surrealista corbata desanudada por todo atuendo y un botijo de agua a sus pies, que aparecía en aquella pintura de fondo tenebroso? -Muy didáctica, ¿verdad?- saludó el viejo y prestigioso abogado al entrar, señalando la obra que yo miraba curioso. -Si usted lo dice… -¿Cuál es su nacionalidad?- me preguntó extrañado al observar que tenía ante sí a un hombre negro. -Cubano, señor. -Pues, señor cubano, este cuadro retrata fielmente-incluido el color de su piel- cómo saldrá usted de este despacho cuando gane su pleito, que lo ganaré: ¿seguimos adelante?

 

 

Queremos saber tu opinión