SIN TRATAMIENTO

Amor Lago Menéndez · Valladolid 

Dicen que mi última intervención en sala fue brillante, que la defensa de mi cliente cautivó hasta al señor juez quien me felicitó públicamente pese a que testigos y público aún no la habían desalojado. Dicen que acto seguido me dirigí al Colegio y me di de baja. Suponen que no tenía verdadera vocación y que el estrés me empujó a dejar la profesión. Suponen que volveré a ejercer, aunque son ya cinco los años que llevo alejado de los juzgados. Dicen, suponen … Para explicar lo que realmente sucedió me remito a lo que refleja mi parte médico: “Abogado que ingresa con evidentes síntomas de sufrir síndrome de abstinencia consecuencia de la suspensión brusca, por no decir eliminación total, de la dosis habitual de sustancia de la que tenía absoluta dependencia: JUSTICIA”. Por el momento no hay tratamiento. Ahora me dedico a escribir micro relatos.

 

 

Queremos saber tu opinión