RUEDA DE RECONOCIMIENTO

Javier Lozano Guíu · Zaragoza 

Comenzó la rueda de reconocimiento. El imputado comparecía junto a cuatro amigos de similares características físicas, entre ellos, su jefe. “¿Sr. Minguez reconoce a alguien?”,- preguntó Su Señoría. Sí – contestó – al número uno y al número tres. Tome nota- le indicó el Juez al Secretario, y sin mediar palabra se marchó. El abogado de la defensa consiguió entrevistarse con el Magistrado puesto que el número tres era un vecino del testigo, que resultaba ser el jefe del inculpado. Su Señoría, con un claro síndrome de estrés post vacacional, indicó al Letrado que el testigo había reconocido a dos individuos en “la rueda” y que ambos serían imputados. Las caras del abogado y del jefe eran un poema. Finalmente, se solicitó una nueva declaración en el Juzgado para que el testigo indicara si reconocía a ambos por la realización de los hechos (matiz que omitió Su Señoría), lográndose hacer Justicia.

 

 

Queremos saber tu opinión