ONDAS TRAMPA

Manuela Maciá Vicente · Elche (Alicante) 

Soy abogado y no creo en la justicia. Si creyera no estaría acosado por el estrés y el insomnio. Desde que esa mujer cruzó el umbral, supe que estaba perdido. Nada podría hacerme desistir de llevar su defensa, a pesar de saberla culpable, de saber que miente con impunidad, que utiliza la fuerza de su atracción para absorberme. Me siento en el centro de un huracán, a merced de su turbulencia. Yo sé que lo preparó todo con diabólica minuciosidad, sin grietas. Lo mató sin compasión, amparada en la estética de lo sublime. Lo sé porque me ha permitido leerlo en sus ojos para después atraparme entre sus garras de terciopelo, para envolverme en la sensualidad de su cuerpo que irradia como una especie de ondas trampa. ¿Para qué luchar? Sé que no quiero huir a ninguna parte… Tengo que averiguar qué clase de síndrome es el mío.

 

 

Queremos saber tu opinión