Imagen de perfilLA TIERRA NO ES UNA HERENCIA DE NUESTROS PADRES, SINO UN PRÉSTAMO DE NUESTROS HIJOS.

MANUEL MORENO BELLOSILLO 

Sé que es difícil de comprender para alguien de 2021, pero la invención de la máquina del tiempo lo revolucionó todo, incluido el negocio legal. En el año 2091 la Tierra es un planeta devastado, sin recursos naturales y con miles de millones de personas sin suministro de agua potable y muriendo de hambre.
Viajé al pasado y planteé en representación de todos los futuros damnificados una demanda contra las corporaciones causantes del calentamiento global por sus ansias incontroladas de crecimiento económico. No reclamaba indemnizaciones, sino la reducción drástica de las emisiones de CO2 para proteger a las generaciones venideras de la futura devastación.
Gané en primera instancia, pero en el recurso plantearon una inquietante excepción de falta de legitimación activa sobrevenida, pues sin CO2 no habría calentamiento global y sin calentamiento global no habría devastación y sin devastación no habría damnificados. Malditas paradojas temporales.
Visto para votación y fallo.

 

 + 30

 

Queremos saber tu opinión

26 comentarios