Imagen de perfilLa chispa de la vida!

Sonia Gómez Pardo 

A punto de cruzar la frontera de los 40, con más de 15 años dedicándome al ejercicio de la abogacía, y aún me tiemblan las piernas cada vez que cruzo la puerta para entrar en Sala. No importa cuánto me haya preparado para esa posible guerra jurídica que pudiera acontecer con el compañero contrario, con el fiscal, con Su Señoría o con todos… Los nervios y la inseguridad parecen ostentar un derecho de asilo permanente dentro de mi cuerpo, que me engañan haciéndome creer que están dormidos, hasta que llega el día en que despiertan, y se manifiestan en forma de cosquilleo en el estómago y pulsaciones aceleradas, cada vez que tengo que acudir a un señalamiento. Pero pese a ello, pese a lo mal que puedo llegar a pasarlo en alguna ocasión, no lo cambiaba por nada. Es la chispa que da vida a mi profesión!

 

 

Queremos saber tu opinión