INCOHERENTE RECLAMACIÓN

ASUNCION FIEIRA BUSTO · A CORUíÑA 

Mi último hallazgo:crema de baba de caracol. La encontré en un chiringuito que me recordó los ultramarinos de mi juventud. Dormitaba entre brillos plateados de cuchillas de afeitar y nanas de fregar. Su reclamo: «elimine sus arrugas en dos días».Escéptica, la adquiero. Promesa cumplida¡. Me veo 15 años más joven. REtornada a mi despacho, nadie me reconoce. Me impiden el paso al Juzgado. Muestro mi DNI pero me retienen por presunta usurpación de identidad. ¡De mi propia identidad¡. No puede ser. Reclamo. Cuando ya ni me acordaba recibo una cédula de emplazamiento: » 8 Septiembre, 12 horas, Sección Arbitraje de Consumo». Allá voy. El árbitro me mira y anota «edad según DNi 65, edad aparente: 50». Se va y a los pocos minutos me entrega su laudo: «Nada que reprochar al caracol que cedió su baba, ni a la empresa comercializadora. Debería recetarse en la Seguridad Social.¡ Es un milagro¡».

 

 

 

Queremos saber tu opinión