Escombros

Isabel de Fernández y Pilar Ortega · Valencia 

Fueron dos tiros, el primero a la bombilla del baño, el segundo al lóbulo temporal izquierdo. El maldito lóbulo temporal izquierdo. Sabía que ese método era infalible: demasiados años como su abogada defensora. No voy a defenderte más. Disparé feliz, con alegría, con la dicha plena de saber que por fin estaba haciendo un bien a la humanidad. Usé un catarro como excusa para librarme unos días del trabajo y la reforma del piso de arriba para ocultar el cadáver. Por algo me dieron el premio al mejor trabajo de investigación en el máster de psicología forense. Hartura se escribe con h en esta y cualquier otra jurisdicción y el caso fue archivado.

 

 

Queremos saber tu opinión