Celos

Víctor Manuel Hernández Bas · Redován (Alicante) 

Un catarro suyo era sinónimo de premio en forma de juguete, tebeo o pelota. Un catarro mío sin embargo, era el compañero ideal para cambiar otra bombilla, hacer una reforma en el desván, alimentar a los caballos… Ley de vida, lo llamaba mi madre. Visto lo visto, dejé de creer en las leyes a temprana edad. Pese a que éramos coetáneos jamás me dejaron jugar con él, en la mansión imperaban estrictas normas referentes al trato con la servidumbre. En el ocaso de un día cualquiera, me colé a hurtadillas en su habitación. Disfrazado con la toga de su padre, y sin salirse del papel que interpretaba, espetó: “¡Fuera de aquí plebeyo! ¡Este no es territorio de tu jurisdicción!” Abandoné su alcoba y continué realizando las labores domésticas que me habían encomendado. Trascurrida una hora, el alarido materno al descubrir su cadáver me hizo sentir el auténtico rey del caserón.

 

 

 

Queremos saber tu opinión