Que empiece la función

Margarita Agueras Moreno · Valencia 

La novia llegó puntual a su boda, un halo de papel higiénico blanco inmaculado le cubría el cuerpo, su sonrisa desdentada le daba un aire grotesco a la ceremonia. El novio llevaba un birrete color amarillo fosforito fabricado por el mismo en la clase de manualidades. Entró en escena el juez que los casaría, tropezó y lo primero que salio de sus labios fue una palabrota que dejó a los asistentes atónitos. Entró la madre del novio paseando con orgullo entre los invitados mientras,en las filas de atrás alguien comentaba, con gran júbilo, que acababa de producirse la detención de Leonardo, el funcionario de prisiones que, sentado entre el público, reía sin parar. ¡Bravo! gritó el abogado del novio desde la primera fila del salón de actos de la cárcel de Picassent.

 

 

Queremos saber tu opinión