Algo normal

José Ignacio Señán Cano · Madrid 

Sucedió en un instante. Cuando le comunicaron la condena, la sala comenzó a girar sobre su cabeza como un tiovivo enloquecido. Nunca pensó que un episodio fortuito como aquel, se convirtiera en una pesadilla tan horrible. Al fin y al cabo no se sentía responsable de aquellas muertes. De nada habían servido las explicaciones de los peritos sobre la maqueta del edificio, ni tan siquiera el último informe de la defensa alegando desconocimiento de los hechos. Diecinueve años eran demasiados por algo que para él era de lo más normal. Mezclar arena con cemento nunca había supuesto que el edificio se viniese abajo. – Como empiecen a caer los demás, no salgo de la trena en la vida, -pensó mientras se lo llevaban esposado.

 

 

Queremos saber tu opinión