Abogacía democrática

Gonzalo Sanz García · Santa Faz (Alicante) 

El caso del centeno, como lo habían titulado los medios de masas. Llevaba casi una semana y media en el candelero. Hasta podías encontrar en cualquier tienda de chinos, maquetas a escala 1:25 de la escena del crimen. Un silencio clamoroso reinaba en la sala de lo penal de la Audiencia Nacional, a pesar de estar abarrotada de público; mientras el torpe alguacil recogía una a una, las hojas del informe que se le habían caído al suelo. Al final, consiguió reunir todos los papeles, instantes antes de volver de publicidad. Los murmullos del público se hicieron notorios al ponerse las gafas el juez; que leyó en voz alta. “Con un 92% de votos vía SMS y E-mail, la audiencia declara al acusado. Culpable”. Y a golpe de martillo, dio por dictaminada la condena. Después, los vítores de los asistentes y un fondo de arena y mar, introdujeron más publicidad.

 

 

Queremos saber tu opinión