SE VENDE

Desirée Paredes Boj · Torrevieja (Alicante) 

Se acabó. Lo dejo. En el edificio en el que vivo, desde que se enteraron de que soy abogado, me han desbordado “los casos”. Si acudo a las reuniones de la comunidad, la del quinto me interroga sobre cómo desplumar a su ex con el divorcio. Si subo al ascensor con el empalagoso del tercero, la cuestión estriba en cómo librarse de la sanción por el impago de no sé qué deuda. La limpiadora, aconsejada por otra vecina, me ha consultado sobre su herencia. Pero el colmo llega cuando desde el balcón contiguo, asoma la cabeza el chaval del cuarto y me plantea: “¿cómo puedo acabar con el decano de mi facultad y no pisar la cárcel?” Estuve tentado de arrojarle el primer cachivache que encontrara, pero no. Uno ama la profesión más que a su piso y he decidido echar el candado y colgar el cartel de “se vende”.

 

 

Queremos saber tu opinión