EXTRACCIÓN MORTAL

JOSE VICENTE PÉREZ BRIS · Bilbao 

El fiscal antidroga se enfrenta al mayor reto de la carrera profesional. Ha conseguido procesar al narco con más antigüedad dentro del cartel. Sin embargo, tiene el pensamiento en otra parte. Una muela le trae de cabeza. Pide cita en el odontólogo, sin saber que está siendo vigilado. Un sicario ocupará el lugar del galeno y el fiscal tendrá que licitar su vida con la muerte. En el sillón del dentista, todo hombre está indefenso. Es el talón de Aquiles del más valiente. El médico se presenta embozado con la mascarilla. Tras ella, sonríe enigmático. Reconoce la dentadura del letrado y le inyecta una dosis mortal de procaína en la encía. Tendrá el tiempo justo de abandonar la consulta, para morir en la audiencia. Una vez sentenciado y mientras se felicita por haber mitigado el dolor, el verdugo le entrega la minuta por el macabro trabajo.

 

 

Queremos saber tu opinión