AMARGA DESPEDIDA

MARIA JOSE GONZALEZ RODRIGUEZ · Badajoz 

Parece que la estoy viendo, con su bolso de cuero al hombro, algo desgastado por el uso y, eso sí, lleno de expediente que siempre llevaba consigo. Infatigable trabajadora, gran compañera y mejor persona. Atendía en consulta, sin mirar jamás el reloj. Su atención al ciudadano era impecable, al igual que su estilo en el vestir, el cual alcanzaba niveles de elegancia inusitados cuando llevaba puesta la toga. Sus conocimientos telemáticos nos sacaron en más de una ocasión de algún que otro apuro. Su pelea en los tribunales, siempre limpia, le hizo ganar el respeto y la admiración de todos. Humilde en la victoria y valiente en la derrota, jamás tiró la toalla, ni siquiera en la última batalla de su vida, a pesar de saberla perdida. Hoy lloramos su pérdida, pero allá donde se encuentre estará muy feliz, porque en el baremo de la vida alcanzó la máxima puntuación.

 

 

Queremos saber tu opinión