2024

Guillermo Sancho Hernández · Piles (Valencia) 

Saliendo del juzgado, recién desconectada mi toga, y ya en plena calle, recibo una llamada en el Glasslawyer, el potente dispositivo telemático de las gafas de servicio. Parpadeo voluntariamente, para atender a la comunicación, y aparece en la parte superior derecha de la lente una pequeña pantalla virtual, con la imagen de un ciudadano sonriente, de 30 años cotizados, según su propio perfil. Tras presentarse brevemente, me dice: – Verá, le he llamado porque, según el baremo de la bolsa electrónica europea de juristas, es usted un especialista en derecho tributario, ¿puedo hacerle una consulta? – Por supuesto – le respondo. Pero debo informarle que, en estos casos, la tarifa que establece la ley digital comunitaria es de 100 merquels. – ¿Cómo?, ¡pero si sólo es una consultita! – añade mi interlocutor. Entonces pienso que en la abogacía hay cosas que, por muchos años que pasen, no cambiarán nunca.

 

 

Queremos saber tu opinión