Imagen de perfilNUEVA VIDA

Begoña García Martínez 

Las lágrimas pugnan por salir mientras la parte contraria insta para que responda a la pregunta formulada. No quiere. Le ha costado mucho erradicar aquellos recuerdos y no quiere que las palabras desplieguen sus alas cuando se escapen de su boca y sus pesadillas cobren vida. No puede evitar que su mente viaje hasta el momento en el que se le presentó una nueva oportunidad en otra población, un empleo, la posibilidad de no depender económicamente nunca más de nadie, saber que no volvería a recibir un golpe, sentir que tomaba las riendas de su vida. Juró que no volvería a sentirse tan vulnerable.
Y decide. No. No va a contestar por qué suplantó la identidad de su gemela tras el fatídico accidente.

 

 

Queremos saber tu opinión