RECAPITULANDO

José Igancio Santaló Junquera · A Coruña 

Hoy es mi cumpleaños. Sesenta. Treinta ejerciendo como abogado. Mi mujer ha acabado siendo mi secretaria y así ahorramos para la formación de nuestros dos hijos. Las esperanzas de gloria y fortuna se quedaron en la ansiedad de la dura instrucción del ejercicio profesional. Cierto que pude hacer más dinero, pero esa asignatura no te la enseñan en la Facultad. Ya es tarde. Quizás Ignacito, el pequeño. Menuda cara. Vendió en una librería de viejo una edición especial de la Ley de Enjuiciamiento Criminal de 1.882 que heredé de mi padre y me ha regalado una corbata, negra. El buenazo de Carlos, el mayor, ahorró y me obsequió con una colección de novelas de Agatha Christie, dedicada: “a mi padre, el mejor abogado, siempre descubre el tóxico asesino y abre el candado del más misterioso caso, es más listo que Hercules Poirot”. Ella, como siempre… un beso.

 

 

Queremos saber tu opinión