Por humilde

Madrid · Madrid 

Te conduces en la vida de forma honorable hasta que te toca defender al que dicen el peor de los malhechores, precisamente en el día de tu cumpleaños y cuando viene tu hija mayor, que quiere seguir tus pasos, a verte ante el jurado. El sumario durante la instrucción estuvo bajo candado, tan horripilante era el contenido, hasta tal punto que el juez había solicitado su baja por la ansiedad provocada durante las secretas diligencias de prueba practicadas. La prensa extranjera había tomado partido, las cancillerías se habían pronunciado. El cartel de “se busca” colgaba en los supermercados. Lamentablemente mi cliente estaba condenado de antemano, por verde, por humilde, por tóxico, por pepino. Mi hija me animó: “vamos valiente, te queda el indulto”.

 

 

Queremos saber tu opinión