La botella de Vega-Sicilia

Ana Isabel Martin Gayubo · MADRID 

Yo defendí al constructor Alejandro Rodríguez en el famoso caso del amianto. En la edificación de sus viviendas empleó aislante altamente tóxico y decenas de personas enfermaron de cáncer. Muchas murieron. Alejandro construyó mi chalet y durante la instrucción me surgió la duda. Juró por la salud de su madre que no colocó amianto en mi casa. Al día siguiente su madre murió de un infarto. Acudí con ansiedad a por los resultados del chequeo medico. Cáncer. Sin duda producido por amianto. Terminal. No celebraría mi cumpleaños. Alejandro fue absuelto de todos los cargos gracias a mi pericia. Invitación a cenar en mi chalet para celebrarlo. Puntual. Abrazos de agradecimiento. Bajamos a la bodega. Cuidado con los escalones. Guardo un Vega-Sicilia estupendo para estas ocasiones. Búscalo en el cuarto del vino. Usa mechero, la bombilla está fundida. Cerré la robusta puerta. Ignoré sus suplicas. El click del candado también fue terminal.

 

 

Queremos saber tu opinión