ANIVERSARIO

Segismundo Alvarez Royo-Villanova · MADRID 

El viejo abogado miraba el pequeño cofre, sucio y oxidado, que acababa de desenterrar. Desde pequeño los regalos de cumpleaños le solían decepcionar, y no esperaba que este fuera una excepción. Más por aburrimiento que por curiosidad había seguido cada instrucción de la carta recibida hoy, exactamente diez años después de lo último que ella le había enviado: la demanda preparada por Juan, su ex pasante arrogante y desleal. Pero no había podido evitar cierta ansiedad al cavar entre las raíces de aquel cerezo que habían plantado juntos hace tanto, cuando el mundo era todo mañana. Le parecía estar hurgando en las entrañas del tiempo, o en las suyas propias. El candado cedió sin resistencia, y dentro solo había ese polvo tóxico que duerme en las tumbas y un papel con una frase en pretérito que sin embargo era una profecía: nunca te he querido.

 

 

Queremos saber tu opinión